8 razones para usar juguetes de madera

Juguetes Montessori
Juguetes didacticos: para aprender jugando
31 marzo, 2016
Los juguetes no tienen genero
Los juguetes no tienen género
21 abril, 2016
Show all

8 razones para usar juguetes de madera

conejito de madera

Hoy te contamos 8 de las razones por las que nosotros elegimos los juguetes de madera: un material de calidad para el aprendizaje y el desarrollo de los niños.

1. Peso y presencia. Los juguetes de madera no tienen la ligereza de otros. Son juguetes con mayor presencia. Los niños tienen que sujetarlos con conciencia y firmeza, estimulando, a su vez, la motricidad de las manos.

2. Estimula el sentido del tacto. Los juguetes de madera, proporcionan una sensación agradable al tocarlos. Además, no todos los juguetes de madera se sienten igual. Los hay más lijados, menos, algunos en los que se notan las irregularidades de la madera, otros que no… todo ello ofrece sensaciones que el cerebro de los niños va registrando, casi sin parecerlo, mientras juegan.

3. Favorecen la imaginación. Los juguetes de madera están mucho menos trabajados que otros, no incorporan luces ni sonidos. Es el niño quien tiene que imaginar todo lo que quiere que ese juguete haga, nada viene dado o hecho. Además, al ser menos estructurados son más polivalentes.

4. Reducen el consumismo. Otros juguetes suelen ser más frágiles, se rompen con mayor facilidad y generan que se tengan que comprar nuevos juguetes de repuesto. Por el contrario los juguetes de madera, aunque sean más costosos, son de mayor calidad y mas duraderos. Algo que es esencial para no entrar en la rueda de comprar, usar, tirar.

5. Envejecen mejor y son intergeneracionales. Los juguetes de madera, muy lejos de romperse o afearse con el tiempo, envejecen estupendamente. Y en caso de romperse se pueden arreglar con mayor facilidad que otros. Pueden pasar de generación en generación, porque el juguete sigue igual de bonito y funcional.

6. Acompañan al niño durante distintas etapas de su crecimiento. Los juguetes de madera, al ser menos estructurados, suelen ser más atemporales. Con ello no nos referimos solo a que un mismo juguete puede pasar de generación en generación, sino que también se usa durante muchos más años por el mismo niño, ya que raramente un juguete de estas características se ve muy infantil o muy de adulto.

7. Permiten ahorrar dinero. ¿De verdad? ¡Con lo caros que son! Pues sí, porque como ya les hemos ido contando compramos menos pero de mayor calidad, por lo que un mismo juguete pueda durarnos muchos años sin romperse, evitandonos el costo de tener que reponerlo. Todo ello acaba suponiendo un ahorro económico.

8. Conectan con la naturaleza. La madera es un material natural que responde a las expectativas biológicas que tienen los niños al nacer (en relación al sentido del tacto). Nuestro cerebro espera tocar la piel de nuestra madre y materiales naturales (árboles, piedras, tierra…).

Además, usar materiales que provienen directamente de la naturaleza ayuda a los niños a entender la relación existente entre la naturaleza y la producción de los objetos cotidianos. Con la madera de los árboles se pueden hacer juguetes, cucharas de cocina, muebles, etc. Explicarle a un niño de dónde vienen sus juguetes de plástico va a ser mucho más complicado, sin duda.

Comments are closed.